Flickr

EL FILTRO POLARIZADOR

Un filtro imprescindible para cualquier fotógrafo

Los filtros polarizadores son utilizados en fotografía para acentuar los colores y reducir los destellos. Es uno de los filtros fundamentales que todo fotógrafo debe llevar en su equipo. El efecto que realiza el filtro polarizador sobre las fotografías no puede ser simulado con el procesamiento de las imágenes con software. Los resultados que ofrece van a mejorar nuestras capturas en determinadas circunstancias de manera muy notable.

Gracias a este filtro conseguimos aumentar el contraste y saturación de los colores. Uno de los efectos más vistosos y llamativos es intensificar el azul del cielo, y principalmente es más visible cuando, además, hay nubes con las que contraste. Otro efecto que se consigue es eliminar o reducir (a veces es imposible eliminar completamente) los reflejos de cristales, agua y otras superficies.

Pero la pregunta es cómo funciona un filtro polarizador para conseguir estos efectos. Se puede considerar que la luz funciona como una onda en determinadas circunstancias. Se puede considerar la luz como un conjunto de ondas que van en diferentes direcciones. El filtro polarizador actúa como una barrera y sólo dejará pasar unas longitudes de onda en un espectro muy reducido absorbiendo todas las demás.

Dependiendo del ángulo del filtro polarizador seleccionamos la dirección de la onda de luz. De este modo podemos “seleccionar” la longitud de onda de la luz que llega a través del objetivo al sensor o película (no olvidemos de dónde venimos) y que finalmente configurará nuestra imagen.

Por lo tanto, después de entender cómo funciona un filtro polarizador, ¿qué ventajas nos aporta a los fotógrafos y a nuestras imágenes?

En determinadas circunstancias la luz que nos llega está parcialmente polarizada, o sea, con una dirección determinada. Estos casos son aquellos en los que aparecen reflejos (superficies metálicas, agua, cristales, etc). Al utilizar un filtro polarizador bloquearemos el paso de estas longitudes de onda permitiendo el paso a unos planos de polarización. Es así que reducimos o eliminamos los reflejos.

Los filtros polarizadores afectan a la exposición según la posición del filtro. Al eliminar luz puede variar la exposición entre uno y dos diafragmas.

Existen dos tipos de filtros polarizadores: los lineales y los circulares. Esto no tiene nada que ver con su forma o que giren (todos lo hacen) sino con su funcionamiento. El problema del filtro polarizador lineal es que cuando el objetivo gira para enfocar el filtro puede girar también por lo que efecto de filtro varía respecto a la posición deseada.

Hoy en día, debido al autofocus de las cámaras, se utilizan los polarizadores circulares en detrimento de los lineales que quedaron obsoletos. El polarizador circular está formado por un polarizador lineal más un filtro de retardo de cuarto de onda. ¿Y esto qué significa? Con un filtro polarizador lineal, la luz polarizada afecta tanto al exposímetro como al autofocus de las cámaras modernas por lo que si les llega luz oscilando en un solo plano puede dar lugar a mediciones erróneas lo que daría lugar a fotos mal expuestas y/o desenfocadas. Para evitarlo, se simulan todos los planos de polarización haciendo girar al único que ha dejado pasar el filtro de retardo de cuarto de onda, de manera que filtramos los planos que no nos interesan, y el que elegimos, al desfasarlo, lo hacemos girar para que los sensores no se vean afectados.

El resultado que obtenemos con ambos filtros es prácticamente igual pero corremos el riesgo de no tener imágenes correctamente expuestas y enfocadas si utilizamos filtros lineales en lugar de circulares. Habrá diferencia de calidad según marcas y precios.

Resumiendo un poco, podemos decir que los efectos que conseguimos con un filtro polarizador son los siguientes:

– Reducción de reflejos. Cuando realizamos una fotografía a través de un cristal, este genera reflejos de la luz que tenemos a la espalda. Para que funcione el filtro polarizador hay que colocarse en un ángulo aproximado de 45º. Al girar el filtro polarizador podrás comprobar que el reflejo se reduce considerablemente aunque no llega a desaparecer del todo.

– Mejorar los cielos. Para conseguir el mejor efecto del filtro polarizador hay que colocar la cámara con un ángulo de 90º respecto a la posición del Sol. Si prefieres reducir el efecto puedes girar el filtro o reducir el ángulo de incidencia, siendo nulo el efecto cuando tienes el Sol a la espalda o si apuntas directamente al Sol.

– Contraste y saturación de los colores. Conseguimos este efecto al eliminar parte de la luz reflejada de los objetos.

Post A Comment